Santa Rosa de Lima, Patrona del Perú

Santa Rosa de Lima, Patrona del Perú

El 30 de Agosto se celebra la fiesta de Santa Rosa de Lima, Patrona del Perú, del Nuevo Mundo y las Filipinas, patronazgos proclamados antes de su canonización en 1671. Santa Rosa nació en Lima un 20 de abril de 1586, con el nombre de Isabel Flores de Oliva, cuando la ciudad era la capital del virreinato del Perú.

Es la única mujer representada en la moneda peruana. Rosa fue la cuarta de los trece hijos nacidos del matrimonio del español Gaspar Flores y María de Oliva y Herrera. Su nombre de bautizo era Isabel, en honor a su abuela materna, pero debido a un acontecimiento prodigioso en el cual su rostro se volvió una rosa, su madre le comienza a llamar así. Santa Rosa de Lima fue la primera de todos los santos nacidos en América en haber recibido el reconocimiento canónico por parte de la iglesia católica. En su fiesta patronal, el 30 de agosto, los devotos depositan sus más profundas ilusiones y deseos dentro de un reconocido pozo de 20 metros de profundidad. La tradición es esperar por un milagro, como todos.

El Pozo de los Deseos
En el Perú, Santa Rosa tiene una marcada influencia en la cultura popular. Ya desde niños, se realiza visitas escolares, o por iniciativa propia, al santuario de la santa, fomentando la devoción. Esta visita a su santuario, es una de los recorridos más importantes que se hace en la cultura religiosa de Perú. Diversas son las festividades que se realizan en torno al Día de Santa Rosa de Lima y una de las rutinas más importantes en ese día y que es realizada tanto por estudiantes, jóvenes y adultos es acudir al Pozo de los Deseos y arrojar una carta con alguna petición que esperas pueda ser cumplida por intermedio de la patrona del Perú.

La historia del Pozo de los Deseos es de las que genera mayor interés por parte de los visitantes y del que a primera impresión se puede saber por la placa que la acompaña: "Rosa arrojó en el pozo la llave del candado de una cadena que se puso en la cintura a modo de cilicio, para hacer perpetua penitencia por los pecadores”, se lee. El hecho se remonta a un acto de sacrificio que realizó Santa Rosa como penitencia por los pecados que cometían las personas. Cuenta la leyenda que ella decidió tirar al fondo del pozo la llave del candado, para así no poder abrir la cadena de un cinturón de hierro que utilizaba para flagelarse. Miembros de su clérigo al enterarse de esto y al conocer las heridas que se infligía, le pidieron que se lo quitara, pero la santa les confesó que era imposible hacerlo. Ella se dirigió al pozo y tras sus súplicas, la cadena se abrió milagrosamente por obra de Dios, otorgándole así un misticismo y devoción que hasta la fecha se mantiene. El pozo de Santa Rosa se encuentra en la que fuera su hogar, hoy Santuario. Poco después de fallecida, al crecer el número de milagros y gracias que la gente obtenía por su intercesión, un número cada vez más grande de personas empezó a echar cartas en dicho pozo, confiando en que su protectora recibiría la celestial correspondencia, cosa que se ha verificado con el transcurso de los siglos. Millones de personas dan fe de las gracias, tanto espirituales como materiales que Rosa brinda, si ésta está en los planes de la Providencia divina.

Santa Rosa de Lima, es la santa con mayor presencia en las redes sociales.
Al gozar de gran popularidad, dentro y fuera de Perú, creyentes de todo el mundo esperan con ansias hacer llegar sus cartas a la patrona de Lima. Por esta precisa razón es que en la era digital, con influencers y líderes de opinión, Santa Rosa de Lima está presente en Facebook, Twitter e Instagram, y ahora también tiene whatsapp. Se la puede agregar con el número: (+51) 934 720 733. No es gran sorpresa que uno de los personajes más representativos del Perú haya trascendido dichos formatos. Al enviar tu mensaje a través del WhatsApp este pasa a ser impreso y posteriormente incluido con los demás dentro del pozo en el Santuario de Santa Rosa. La iniciativa, sin embargo, no es reciente, ya que el Sacerdote diocesano Miguel Ángel Vassallo había intentado digitalizar la interacción con Rosa, y desde 1998 se activó un correo electrónico con la misma finalidad (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.). Actualmente, y con el apoyo del grupo pastoral Voluntarios de Santa Rosa, administran las misivas y se encargan personalmente de hacerlas llegar a su destino.

Santa Rosa también es patrona de la Policía Nacional del Perú, de la Policía Nacional del Paraguay y las Fuerzas Armadas argentinas.

Tan importante en la cultura popular peruana es Santa Rosa, como lo fue su personaje en los orígenes del Perú. El cineasta peruano, Augusto Tamayo, realizó en el año 2018 una película sobre la vida de la santa. Rosa Mística, se llama la obra, y llevó 40 años para poder concretarla, con mucho estudio por parte de su creador. La película no es un documental, sino una interpretación de Tamayo, sobre la vida de la santa, en el contexto cultural de la época.

Santa Rosa murió el 30 de agosto de 1617 y fue canonizada en 1671. Su entierro fue el más multitudinario de la época colonial, toda la ciudad se volcó a venerar a quien era amada por su caridad. Su cuerpo pudo ser sepultado luego de 36 horas de velatorio, debido a la innumerable cantidad de fieles que la visitaron para besarle sus manos o que sus Rosarios tocaran su cuerpo. Al momento de su entierro, el cuerpo de Rosa no estaba rígido, no tenía indicios de descomposición, como es habitual.

En la cultura rioplatense, la asociamos comúnmente al temporal que hacia finales de agosto se presenta cada año, como consecuencia de los choques de masas de aire cálido de origen subtropical cargados de humedad y temperaturas cálidas con masas de aire frío de origen subpolar, que aún se desplazan hacia estas latitudes. El origen de esta asociación se remonta al año 1615, cuando en la ciudad peruana de Lima, “Ciudad de Los Reyes”, la religiosa Rosa Isabel Flores de Oliva encabezaba una rogativa desde una Iglesia, ante el posible desembarco de naves piratas holandesas que ya habían asaltado el puerto vecino de El Callao. Sin previo aviso, una gran tormenta impidió que las embarcaciones se acercaran a tierra y así, la ciudad de Lima quedó a salvo. Por ese motivo, los creyentes comenzaron a atribuir la presencia de la tormenta y la huida de los piratas al poder místico de Rosa.

En el casco antiguo de Lima, existe la ruta de Santa Rosa, que es un peregrinar por capillas y santuarios de momentos de la vida de la santa. Su vida, ha sido inmortalizada en más de 400 biografías. La primera fue culminada tan sólo 2 años después de su muerte. Sin lugar a dudas, Santa Rosa de Lima es una figura importante en la cultura popular de Perú, así como lo es para los fieles católicos que entregan a ella sus pedidos.